Es muy importante que tengamos claro que nuestra piel no debería llegar al color de un tomate, si eso ocurre es que nos hemos sobreexpuesto más de la cuenta al sol y estamos poniendo en riesgo nuestra salud.

La respuesta es sencilla, debes conocer tu fototipo de piel y así podrás establecer el tiempo de exposición solar, además de que en función de éste deberemos elegir un protector concreto.

El tono de nuestra piel depende de la cantidad de melanina que contenga y cuanta más poseas, más minutos de exposición solar necesita para segregar su dosis diaria necesaria de vitamina D.

FOTOTIPO 1️⃣

En este grupo se incluyen las pieles muy claritas que generalmente presentan lunares o pecas. Su tonalidad consta de un color blanco lechoso, y suelen tener el cabello pelirrojo y los ojos claros.

Son pieles que se queman con facilidad con la exposición solar, y se recomienda usar el factor de protección 50.

FOTOTIPO 2️⃣

Este tipo se trata de pieles claras, de color blanco, pero que pueden tener pecas o no. Cuando se broncean pueden adquirir un tono café con leche. El cabello de estas personas es pelirrojo rubio y los ojos azules o verdes.

Estas pieles pueden quemarse también con facilidad, pero llegan a broncearse ligeramente a diferencia del fototipo anterior. Una protección de factor 50 también es la adecuada para este caso.

FOTOTIPO 3️⃣

Estas pieles presentan un color bronceado y cuando toman el sol adquieren un tono tostado, sí bien pueden llegar a quemarse en las primeras exposiciones, y por lo general tienen cabello castaño.

Así que si tienes este fototipo, puedes llegarte a quemar fácilmente, pero no pasará nada si tomas medidas. Si este es el tuyo, tu piel necesita un factor de protección es 30/50.

FOTOTIPO 4️⃣

Este tipo de piel son de un tono amarronado, parecido al del grupo anterior, pero la diferencia es que el fototipo 4 se broncea con una mayor facilidad (es el mío😎). El cabello de estas personas presenta un color castaño oscuro.

Este grupo no tiene tendencia a quemarse fácilmente, solo sufren quemaduras si hay una exposición al sol durante un largo tiempo y a una gran intensidad. El bronceado que presenta es oscuro y el factor adecuado para proteger estas pieles es el de 30/50.

FOTOTIPO 5️⃣

Este fototipo es el caso de pieles muy oscuras y amarronadas que se pigmentan con gran facilidad y de forma prácticamente inmediata.

El cabello de estas personas es de un color castaño muy oscuro. Hay que decir que esté fototipo de piel necesita una exposición solar muy intensa para llegar a quemarse. Si es el tuyo, es adecuado que uses un factor de protección 15/20.

FOTOTIPO 6️⃣

Hablamos ahora de un fototipo que se corresponde con la piel oscura, acompañadas también de cabello negro.

Estás nunca llegan a quemarse y mantienen el bronceado, aunque es también necesario utilizar un protector solar, puede ser inferior a un factor de protección de 15, teniendo en cuenta el tiempo que vas a estar expuesta al sol.

Y para concluir, quiero recomendarte que si no estás segura pidas asesoramiento en tu farmacia de confianza o lo consultes con un especialista.

Por tanto, dependiendo de tu fototipo así será el factor de protección solar que debes utilizar para evitar daños indeseados en tu dermis, y que siga así de luminosa y radiante todo el año.

También te puede gustar: