Seleccionar página

Las plantas medicinales son las que tienen propiedades para aliviar o curar algunas patologías o malestares físicos o anímicos. A pesar de lo que se piensa, hay toda una investigación de años de antigüedad que respaldan estas propiedades.

Hay un listado de plantas medicinales enorme, pero de eso hablamos otro día.😏

¿Cómo preparar las plantas medicinales 💊?

  • Infusión: esta forma es útil para preparar los tés de flores y hojas; consiste en poner agua a hervir, y en la taza o tetera ponemos las hierbas o flores medicinales. Vertemos en la taza el agua hirviendo y dejamos reposar tapado unos 10 minutos aproximadamente, luego lo colamos y listo.
  • Cocimiento: este proceso es para las cortezas, tronquitos, raíces y semillas de las plantas medicinales; consiste en poner el agua a hervir, y cuando vaya a empezar la ebullición añadimos las plantas, si se trata solo de semillas el tiempo será de 3 a 5 minutos, en caso de que sean ingredientes de mayor tamaño, necesitaremos más tiempo para extraer sus principios activos, y será para estos casos de 5 a 10 minutos. Dejaremos reposar tapado y apartado del fuego 15 minutos. Luego filtraremos y listo.
  • Vaporizaciones: este procedimiento es indicado para inhalaciones o tratamiento previo a exfoliaciones faciales. Consiste en que una vez, hayamos llevado a cabo el cocimiento, pondremos el caldero a una distancia prudente de nuestra cara, cubriremos nuestra cabeza y el caldero con una toalla, formando una pequeña cueva. Hay que tener cuidado con esta práctica, la distancia debe ser aproximadamente 20 a 30 cm del caldero, pero si te quema demasiado levanta la toalla.
  • Compresas: este procedimiento se lleva a cabo empapando un paño de algodón en el agua de cocimiento, puede ser en frío o en caliente.
  • Cataplasmas: esta práctica consiste en moler la planta o semillas, y se aplica directamente sobre la piel, también puede ser en frío o en caliente, si es este ultimo caso, debe calentarse al baño maría.
  • Maceraciones: esta técnica se usa para extraer los principios activos que se ven afectados con la temperatura. Consiste en dejar la planta picada en agua/aceite a temperatura ambiente durante un tiempo, y en esto influye el medio que usemos para la maceración. Si se trata de agua, el uso final será distinto que el del aceite, con lo que para el agua bastan 24 – 48 horas, para el aceite una media de 30 días, pero siempre dependerá de la especie medicinal, de los principios que queramos extraer y se debe ir moviendo la mezcla todos los días.
  • Tinturas: es la mezcla de la planta con alcohol o vino, se recomienda hacerlo en frascos de color ámbar para su mejor conservación. Debe ser alcohol puro o de graduación inferior (por ejemplo, al 80 por ciento, tendríamos que añadir 80 partes de alcohol y 20 de agua), pero nunca alcohol desnaturalizado.
  • Recolección y secado: el mejor momento para recolectar la mayoría de las plantas es cuando florecen, una vez se ha evaporado el rocío del amanecer, para las flores y hojas mejor en luna creciente o llena, y en luna menguante si se trata de las raíces. Deben secarse en un lugar oscuro y aireado, nunca al sol directo, pues corres el riesgo de perder principios activos.