Icono del sitio POTINGUES MACONGO.

¿Cómo se hace jabón casero?

como hacer jabón artesanal

FABRICA TU PROPIO JABÓN

Hola Potinguera, hoy voy a enseñarte a elaborar tu propio jabón casero para poder lavar la ropa de color a través de aceites usados. Es la mejor forma de reciclar el aceite que usamos en casa el Señor Macongo y yo, y así evitamos la contaminación tan alta que produce el vertido de estos restos en el medio ambiente (1 litro de aceite puede contaminar 1.000 litros de agua). Además resulta muy barato y divertido. Lo cierto es que la que lo hace soy yo, y a mí me parece la mar de divertido y provechoso porque me encanta ser consciente de como desde unos aceites sucios, que en teoría son residuos, puedo crear un producto que nos sirve para lavar nuestra ropa. Es la mágico de la naturaleza química.

Bueno, vamos a potinguerar

¿Qué necesitamos para hacer jabón casero?

Puedes conseguir los ingredientes en mi apartado de recomendados con amazon.

¿Cómo hacemos jabón casero para la ropa?

  1. Primero pesamos el aceite para después filtrarlo muy bien con un colador para que esté lo más limpio posible. Yo lo que hago es que antes de irlo guardando ya lo filtro, y luego antes de usarlo para el jabón, lo vuelvo a filtrar.
  2. En caso de que el aceite tenga mal olor, puedes calentarlo con la corteza de un limón y una rama de tomillo o romero. Si aún así sigue teniendo mal olor le puedes añadir el 1% de alumbre el polvo para desodorizarlo lo máximo posible, ahora bien tampoco te vuelvas loca realmente con esta parte porque con el proceso químico de la saponificación perderá el olor. También es cierto que nosotros seguimos una dieta vegetariana, con lo cual, no generamos aceites muy malolientes.
  3. Esperas a que se enfríe y lo vuelves a filtrar.
  4. Ahora llega la parte de la prevención, vas a usar una reacción química muy exotérmica y peligrosa, debes usar material preventivo para evitar posibles quemaduras, así que nos ponemos como siempre bata de laboratorio (si no tienes procura tapar todas las zonas de tu cuerpo), guantes, mascarilla y gafas protectoras. El procedimiento debes llevarlo a cabo en una zona ventilada y/o con extracción de los vapores.
  5. Una vez estés preparada, debes pesar la sosa y el agua por separado. Es importante que evites dejar la sosa al aire para que no absorba la humedad, pues afecta a la fórmula, y prepararás la lejía vertiendo la sosa encima del agua ( nunca al revés) y removemos lentamente (con alguna cuchara de acero inoxidable o silicona, pero es importante que si usas el utensilio de acero tenga algo de protección en la pala, puesto que se puede calentar y te puedes quemar) hasta que se haya disuelto por completo.
  6. Una vez esté disuelta la sosa, esperamos a que se enfríe y cuando vayamos a mezclar con el aceite deben estar a la misma temperatura. Suelo esperar a que bajen hasta los 40ºC-50ºC., esto supondrá menor riesgo también.
  7. Cuando tengas los dos líquidos a la misma temperatura, viertes la lejía (agua + sosa) sobre del aceite, nunca al revés, y mezclas lentamente.
  8. A continuación, usaremos la batidora en el fondo del recipiente a una velocidad baja y procura no levantarla en ningún momento, porque puede salpicar y estamos trabajando con un pH muy básico pudiendo irritarnos la piel o dañarnos los ojos con quemaduras graves.
  9. La textura que debes conseguir cuando fabricas un jabón es tipo mayonesa, ahí es donde te digo que has conseguido la traza Potinguera. En este punto el aceite se vuelve todo blanco y puedes ir removiendo en círculos pero sin levantar la batidora.
  10. Cuando ya tengas lista la traza, es el momento de verterlo en el molde. Se puede usar cualquier recipiente de cocina de silicona o incluso, un tetrabrick de un zumo o leche, los primeros se desmoldan fácilmente y se reutilizan; los segundos, son de un solo uso pero siguen siendo reciclables.
  11. Una vez vertido, debes cubrir y tapar el molde con una toalla o manta y lo dejas reposar durante 1 día completo. Al día siguiente ya lo puedes desmoldar.
  12. Ahora ya solo te queda cortar los trozos de jabón y los dejas reposar en algún sitio ventilado para que se sequen y endurezcan aproximadamente un mes, y ya luego simplemente puedes usarlo y ser más ecofriendly, ahorrar dinero y divertirte.

Un abrazo Potinguera,

Macongo.

Salir de la versión móvil