¿Qué es la Rosa Mosqueta?

La rosa mosqueta (Rosa eglanteria o Rosa rubiginosa) es un arbusto silvestre de la familia de las rosáceas. Su origen es Europeo, pero actualmente también se encuentra en América, Asia y Africa.

¿Cómo se fabrica el aceite rosa mosqueta?

El aceite se puede obtener mediante dos procesos, por refinado (no es aceite puro) y por prensado mecánico (100% puro).

El proceso de refinado consiste en volver a tratar las semillas que ya han sido prensadas una vez y se repite el prensado hasta que no queda más aceite.
El refinado de los aceites hace que las propiedades del mismo se vean alteradas, y lo peor es que a nivel comercial muchas veces las etiquetas ponen 100% aceite de Rosa Mosqueta, cuando no es cierto. Esto viene siendo lo que yo llamo los ultraprocesados en cosmética.

Para elaborar cantidades importantes y además abaratar costes, se usan métodos con más rendimiento y se añaden productos químicos, entre ellos por ejemplo, el hexano, que está clasificado como sustancia peligrosa para la salud y el medio ambiente.

En cuanto al prensado mecánico consiste en prensar una única vez las semillas de rosa mosqueta, y de ahí viene la etiqueta «primera presión en frío», pues esta elaboración se hace en frio para salvaguardar las propiedades del aceite, ya que se ven alteradas con el calor.

Cabe indicar, que la medicina tradicional nos indica que la rosa mosqueta también la podemos ingerir a través de infusiones, y así aportar sus propiedades a nuestro interior. Acerca de como hacer infusiones, cocciones o maceraciones más información aquí.

También podemos tomar la rosa mosqueta de manera oral, en forma de infusión. A diferencia del aceite, la infusión de rosa mosqueta se hace mezclando tanto los frutos, como las flores y las semillas de la rosa mosqueta.

Propiedades del aceite Rosa Mosqueta

Este aceite natural tiene múltiples y diferentes aplicaciones. Aporta grandes beneficios para la piel, el cabello y el organismo, ya que posee propiedades hidratantes, antioxidantes y antiinflamatorias, reafirmantes y reparadoras.

Esta ultima caracteristica hace que ayude a reparar la piel dañada e irritada, atenuando cicatrices, heridas y quemaduras, y además su poder antioxidante retrasa el envejecimiento de la piel, fortalece el sistema inmunológico o mejora la circulación sanguínea.

Por otro lado, el aceite de rosa mosqueta también ayuda a prevenir el fotoenvejecimiento, ya que actúa como una barrera protegiendo la piel de la radiación solar, e impidiendo que la misma atraviese capas profundas de la dermis.

En cuanto a componentes, su contenido en ácidos grasos esenciales es muy alto destacando los ácidos linolénico, linoleico y oleico, también está presente el retinol (vitamina A), vitamina C, betacarotenos, flavonoides, taninos, etc.

Otra propiedad más que posee esta maravilla de la naturaleza es combatir el colesterol y los trigliceridos, ayuda de forma eficaz a mantener una buena salud cardiovascular y prevenir problemas de circulación, como son las piernas cansadas o las varices.

También te puede gustar:

error: Content is protected !!